Un millón de cartas de amor a Stalin

Marco Hernández y Zoe Martín

Dice Juan Mayorga en su artículo «El poder como lo sueña el impotente» que escribió Cartas de amor a Stalin a raíz de que encontrara por casualidad en un saldo de unos grandes almacenes un libro titulado Cartas a Stalin. Nada más hojearlo, supo que allí había una obra de teatro. Igual que encontró el inicio de otro posible texto en aquella conversación captada al vuelo en el parque del Retiro a una pareja de ancianos. Todo esto puede atestiguarlo una libreta de pocos milímetros, sin espiral, que lleva siempre en su bolsillo.

Juan Mayorga tiene libertad para apuntar cosas en el bolsillo, en una libreta diminuta de papel reciclado o donde le venga en gana. Mijaíl Bulgákov, no. El autor de la ida de olla El maestro y Margarita (novela favorita de Eva Amaral, aunque no venga al caso) lo tuvo algo más complicado. Supongo que tiene que ver con el hecho de nacer en Kiev en 1891 y haberse alistado en el Ejército Blanco. El médico-escritor no lo tuvo demasiado fácil: tras convertirse en un dramaturgo de éxito en Moscú fue condenado al ostracismo. ¿Y qué hizo? Pues escribir una carta a Stalin. ¿Y qué hizo Stalin? Pues llamarle por teléfono.

Apenas acertó a balbucear algunas frases: «¿Puede un escritor ruso vivir fuera de su patria?» con un subtexto que encierra la esencia de la literatura rusa de la época pero que parecen poco eficaces cuando hablas con un dictador por teléfono. La línea se cortó («¡Ese ministro de Telecomunicaciones, lituano tenía que ser!») y Mijaíl volvió a escribir a Stalin unas cuantas veces más.

De esto va, más o menos, Cartas de amor a Stalin. De libertad, de censura, de Bulgákov, de Rusia, de Stalin, de cruzar una frontera juntos.

Los manuscritos no arden.

(Teatro Ultreia representa Cartas de amor a Stalin, de Juan Mayorga el día 16 de junio en la Biblioteca Torrente Ballester a las 20 h. Las invitaciones se recogen en las bibliotecas municipales)

Con Marco Hernández y Zoe Martín

1 comentario en “Un millón de cartas de amor a Stalin

  1. Pingback: 10 razones por las que no puedes perderte ‘Cartas de amor a Stalin’ | Cráneos Previlegiados

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s