Animales

Por cada ser vivo que se afirma en la lucha por la supervivencia hay innumerables organismos competitivos que no se imponen. Estamos aquí solo porque muchos otros se han quedado en el camino.

El parto era una herida única. No solo la pérdida de sangre.

(Judith Schalansky, El cuello de la jirafa)

Anuncios

De cosas que atan fuerte: cordones umbilicales y sogas marineras

PORTADA-LIBRO-SPB0220623-MAX descarga

Comprende qué poco importa

la precariedad

cuando tú

lo sabes

estás donde debes.

(Luna Miguel)

Daniel de Vicente y Luna Miguel tienen en común dos cosas: escriben (muy bien) y han nacido en 1990. A pesar de que estoy de acuerdo con Luna en que la juventud no es un valor en sí, sino una circunstancia -o algo así le suelo leer- los reúno aquí, en parte, por esa razón y porque sus lecturas han coincidido en este fin de verano sin vuelta al cole ni a nada.

‘La tumba del marinero’ (La Bella Varsovia) me recuerda, en parte, a cuando tenía veintiún años. El amor no puede ser experimentado ni por los vivos ni por los muertos, pero sí por los enfermos es ‘Cenizas’ y es 4º de Periodismo. También son poemas de cicatrices que su autora leyó en voz alta en la Casa de las Conchas en aquel FACYL lluvioso y con un examen de Relaciones Internacionales amenazando desde la semana siguiente. Cuento esto porque yo no sé nada de poesía (pasé diez años diciendo: yo y teatro), pero me encanta leer los poemas de Luna. Cualquiera que visite su blog puede reconocer los temas de su libro: enfermedad, independencia, y encontrar enlaces a interesantes reseñas de su obra; pocas cosas nuevas puedo aportar a estas alturas. Solo que he disfrutado con la lectura de ‘La tumba del marinero’, de qué sirve mirar si nos separan y tantos versos brillantes. En ellos se lee la valentía necesaria para superar enfermedades y etapas vitales. En ellos he querido leer el valor necesario para crecer.

Daniel se hizo famoso por tener veintidós años y una obra en el Lara. La juventud no es un valor, pero en la escena profesional y en las editoriales -a Mayorga, que ya no cumple los 40, se le considera un joven autor- publicar con esa edad fuera de las ediciones de la RESAD es un auténtico hito. La envidia que siento me la guardo para mí. En un reciente viaje a Madrid encontré ‘Cordón umbilical’ (Antígona) en las estanterías de su editorial y a pesar de que en la otra mano tenía a Miguel del Arco con ‘Juicio a una zorra’ y La Machi en la portada como Helena de Troya, me pudo la curiosidad.

La historia de ‘Cordón umbilical’ no es especialmente sorprendente: la familia creada por Daniel de Vicente se reúne para celebrar un aniversario y recibe la noticia de un embarazo. Es en la naturalidad de sus personajes, que actúan así porque no podrían hacerlo de otra forma, donde el texto adquiere una verdad que engancha. Su estructura sólida y fluida recuerda a películas como ’18 comidas’ o ‘Una pistola en cada mano’: personajes que, aparentemente, no tienen en común más que una reunión alrededor de una mesa. Pero, finalmente, todos pertenecen a una misma familia o grupo de amigos (evidentemente) infelices -si no, no habría conflicto- y cuyo principal problema es la incomunicación.

Recordemos que la juventud es solo una circunstancia temporal y que el talento es relativo. Aún así, vayan a recitales de Luna Miguel y a los próximos montajes de textos de Daniel de Vicente. Si no tienen la oportunidad, léanlos (la poesía y el teatro están en rincones parecidos en bibliotecas y librerías). En ellos hay sogas que amarran. Y cordones que asfixian.

Es posible que a veces ser lo que uno es, no sea una elección… Pero ser lo que uno no es, siempre es una opción.

(Daniel de Vicente)

Un año con Amélie

Cita

DSC_0040

Aquellos que creen que leer es una evasión están en las antípodas de la verdad: leer es verse confrontado a lo real en su estado de mayor concentración; lo cual, extrañamente, resulta menos espantoso que tener que vérselas con perpetuas dilaciones.

(Antichrista)

Sólo me quedaba pegar la frente contra el cristal y lanzarme por la ventana. Soy la única persona del mundo a la que le ha ocurrido este milagro: la defenestración me salvó la vida.

Todavía hoy deben de quedar jirones de mi cuerpo por toda la ciudad.

(Estupor y temblores)

Empecé a leer a Amélie Nothomb hace casi un año. La recordaba por una reseña hace años en el difunto MP3 en papel. Me pareció una tía muy rara que escribía cosas muy raras; yo era una cobarde y no me aventuré a leerla. Pero un día  tuve en mis manos ‘Las Catilinarias’ y empecé a admirar lo que escribía. Hasta ahora.

El último de sus títulos que he leído se publicó en 2004: ‘Biografía del hambre’. En él se aprecia el nivel de ‘Metafísica de los tubos’ y de ‘Antichrista’. Una audacia que no he encontrado en su último texto, ‘Matar al padre’. La autora hace un repaso al hambre  como sentimiento del deseo durante toda su vida en varios países del mundo. Su Japón natal, Pekín, Nueva York, Bangladesh. Su relación íntima con el agua como el elemento perfecto.

‘Biografía del hambre’ es el pronóstico de una futura anorexia que padeció la autora durante dos años: la renuncia al deseo de comer se convirtió en un vacío de emociones que le procuraban paz en medio de tantas mudanzas y cambios culturales (“la humanidad de mis condiciones de vida me inspiraban orgullo”).

Su vocabulario preciso y sus personajes egoístas y solitarios hacen que al leer sus novelas uno se sienta extrañamente perturbado, pero extrañamente bien.

Hay que apasionarse uno mismo o resignarse a no entender nunca nada

(Biografía del hambre)

Ciudad Rodrigo o cómo mandar a la mierda un verano de desintoxicación

481

Pompón. Teatro La Sonrisa

Yo me estaba desintoxicando del teatro pero por circunstancias de la vida he acabado un par de días en la Feria de Ciudad Rodrigo. El destino, muy irónico, me ha colocado compartiendo espacio con una alta proporción de programadores por metro cuadrado en el único momento de mi vida en los últimos ocho años en el que no quiero ofrecer ni contar nada. He aquí mis sensaciones tras algunos espectáculos.

Lovers (Rayuela)

Rayuela inauguró la feria con su nuevo montaje. Los actores y la dirección de Nina Reglero siguen siendo estupendas, pero al espectáculo le faltaba una línea narrativa que seguramente no pretendía sostener. Hay conflicto, sí, amor, pasión, desengaño. Pero la acumulación de situaciones en torno al mismo tema no es suficiente para un montaje de sala de más de 90 minutos.

Pompón (Teatro La Sonrisa)

Nunca había visto un espectáculo de teatro para bebés. Así que Pompón (Teatro La sonrisa) no tiene competidores en mi registro mental. El montaje es sencillo, tierno, dulce, imaginativo. Lleven a sus bebés al teatro: ponen caras mucho más divertidas que cuando ven la tele.

La dama boba (Producciones Micomicón)

Un espectáculo con momentos brillantes, pero una vocalización deficiente.

Anomia (Aran Dramática)

El telediario es fuente de argumentos para el cualquier historia. Pero ya hemos visto el informativo en casa: vamos al teatro a contemplar el mundo desde otro punto de vista. David Mamet en ‘Noviembre’ lleva a sus personajes al extremo y eso nos hace estar más cerca de un ficticio presidente de EEUU identificado por todos en la realidad. La dirección y el texto de Eugenio Amaya es predecible y solo llega al espectador abusando de chistes y referencias sociológicas.

Yo estuve allí…y no lo contaron como yo lo vi (Hortzmuga Teatroa)

Una propuesta de teatro de calle valiente. Hortzmuga Teatroa utiliza el teatro multimedia -con fallos técnicos constantes- para recrear un atentado y la posterior búsqueda de culpables. Manipulación de los medios, poder corrupto, sociedad dominada. Pero llevado al extremo. Con referencias obvias, Hortzmuga transmite la violencia al espectador.

Conclusiones: el nivel teatral de la feria (por lo poco que he podido comprobar en tres ediciones) es un tanto decepcionante. Apenas hay montajes sorprendentes, redondos, que merezcan de verdad exhibirse en un escaparate tan privilegiado. 

I <3 NY

el coloso de NY

Los espasmos retuercen, los espasmos desgarran y advierten, los espasmos pasan en unos minutos o la historia no nos ha enseñado nada sobre las úlceras.

El Coloso de Nueva York

Colson Whitehead

Larga vida a la Biblioteca Pública Casa de las Conchas de S. Porque conserva ciudades que (tal vez) nunca conoceremos. Porque el pasillo de la W es más ancho que los demás y nos descubre a Whitehead. Un libro tan pequeñito al lado de los libros tan gordos de David Foster Wallace.

‘El Coloso de Nueva York’ está casi nuevo, lo que significa que apenas ha tenido lectores. Será que todo el mundo ha estado en Nueva York y conocen el Metro y Brooklyn y Central Park y no les hace falta leer más. A los que no, que sepan que es un texto muy poético y muy bonito. Por si quieren pedirlo prestado.

Dottie, Lesley y Barbara

Cita

Como este blog ya se ha convertido en un cajón de sastre sin ningún tipo de criterio he decidido incluir una nueva categoría (“literatura”) a las pestañitas que mi profesor nos hizo crear allá por tercero de carrera (qué tiempos).

Así pues, me apetece compartir las sensaciones que me han producido leer a tres escritoras que no tienen más en común que el hecho de que a todas las he encontrado por pura chorra en la Biblioteca Pública Casa de las Conchas de Salamanca (larga vida). Se trata de Dorothy Parker, Barbara Comyns y Lesley Arfin. Acepto que mis escasos lectores clamen al cielo (¡se parecen tanto como el tocino a la velocidad!). Pero entiendan que en mi decisión firme de ser una parada-inútil-perocultivada a menudo me encuentro perdida acerca de la elección de mis lecturas veraniegas. Confieso que mi curiosidad por el mundo y la buena literatura se ha despertado tarde. Pido perdón por ello. Pero aquí tienen a tres mujeres admirables por razones muy diferentes. Les invito a leerlas.

Barbara Comyns

Barbara Comyns fue una artista inglesa que nació en 1907. Escribió novelas, pintó cuadros, trabajó en una agencia de publicidad e incluso fue modelo para pintores. Rara avis ha editado en castellano ‘Y las cucharillas eran de Woolworths’  y ‘La hija del veterinario’. El primer título es una versión ficcionada de su matrimonio con John Pemberton y el segundo -de reciente edición- narra la historia de Alice, la hija de un desagradable veterinario que sobrevive en un suburbio londinense a la soledad y al desprecio de su padre.

Comyns ha llegado a España cincuenta años tarde para contarnos dos historias sobre mujeres bellas e independientes. La sensibilidad de su narrativa engancha. Sus personajes tienen esa cosa indefinible que hace que sufras con ellos: verdad. Un áurea de delicadeza les protege de todas las desgracias que atraviesan porque Barbara les concede una manera elegante, una sencillez aparente con la que mirar el mundo que les rodea.

Dorothy Parker

Lejísimos estoy de la cima de la perfección

tan defectuosa como soy podría caber,

pero reclamo los derechos que me corresponden

INVICTUS

DSC_0084

Profesores de facultades de Periodismo: recomienden a Dorothy Parker. También a Joan Didion, por supuesto, pero recomienden a Dorothy Parker. Conseguirán que sus alumnos descubran que había mujeres trabajando en las principales revistas americanas antes del ecuador del s.XX y puede, (solo puede) que hasta provoquen que se interesen por su asignatura. Recuerden que hay vida más allá de los de siempre (Kapuscinski, García Márquez y esta gente)

Parker (Rotchild de soltera) escribía relatos y poemas. Durante una época fue la única mujer crítica teatral del país. Encontré su relato más famoso, ‘Una rubia imponente’ (Nórdica, 2013) en la estantería de novedades -reconozco que me lo llevé a casa por la portada y las ilustraciones-. Y descubrí la existencia de Hazel Morse, una rubia desvalida que no sabe lo que quiere y carece de voluntad para cualquier cosa que no sea emborracharse.

Pero, ay, nos duele tanto lo que le pasa.

‘Los poemas perdidos’ (Nórdica, 2013) son imperfectos, hermosos, divertidos, sarcásticos, agresivos. Repasan una sociedad (la americana, años 20-30) que no parece tan distinta ahora. ‘Los poemas perdidos’ y en particular Los Himnos de odio muestran una poesía escrita con mala uva y mucho sentido del humor.

Odio el Teatro;

interfiere con mis sueños

Lesley Arfin

¿Dónde estoy y quien es la persona que está tumbada en mi cama? ¿Por qué no puedo dormir por las noches y quién se comió todas mis drogas? ¿Dónde está mi caballo y dónde está mi novio y que ha sido de toda esa época? De pronto siento que tengo el corazón roto. Un dolor vago, como si el sol me hubiese quemado todo el cuerpo. Las cosas todavía duelen.

(Querido diario)

Parece que es mejor experimentar los excesos en la literatura para no sufrirlos en el propio cuerpo. Duele menos.

Lesley Arfin es la única autora que sigue viva (28 añitos), por suerte -consumió caballo, cocaína y marihuana durante buena parte del libro-. ‘Querido diario’ habla de adolescencia, de incomunicación, de crueldad y su estructura funciona como un tiro: los fragmentos del diario se combinan con entrevistas a sus principales personajes y con comentarios de la autora desde la perspectiva de la madurez. Nos coloca ante un espejo que nos devuelve una imagen de un pasado del que nos avergonzamos. Porque fuimos jóvenes insolentes, estúpidos, insoportables y desagradecidos.

Este texto pretende ser, según su autora, un pedazo de la historia de todos nosotros para que podamos decir (¡eh! ¡a mí me pasaba igual!). Dos de mis mejores amigos tienen sentimientos encontrados hacia los adolescentes: uno los odia, la otra los ama. Yo no sabía qué opinar (en cuanto acepté que me estaba haciendo mayor fui bastante feliz en esa etapa). No fumé, ni me emborraché, ni me drogué. No me hablaba con casi nadie de mi clase, pero tenía amigos fuera. Luego me cambié a un instituto y todo me fue superguay. Hay quien dice que era una intelectual porque ya hacía teatro. Mentira. Era tonta del culo. Y aún así me lo pasaba bien porque la adolescencia puede no ser demasiado horrible.

En cualquier caso -mi vida no viene al caso aquí- lo que narra ‘Querido diario’ es una experiencia vital que atraviesa por sensaciones universales más allá de la adolescencia y primera juventud: el miedo, la desorientación y el deseo de querer volver atrás porque entonces teníamos la esperanza de que las cosas podrían ser diferentes.

Odio las historias que van de “buscarse a uno mismo”. Lesley todavía no se ha encontrado. Menos mal.