Manifiesto por el Día del Teatro Universitario

Aquí las sentidas palabras que mi compañera Zoe Martín, presi de Electra, leyó muy sentidamente el pasado 13 de abril en el Día del Teatro Universitario.
Cuando un joven estudiante entra en la universidad y decide embarcarse en la peligrosa aventura de participar en un aula o en un grupo de teatro universitario, no es consciente de las terribles consecuencias de su decisión. Si un joven se integra en la comunidad de teatro universitario de su ciudad, corre el riesgo de aprender a luchar por un proyecto cultural. De comprometerse con la sociedad en la que vive. De aprender a no conformarse.  Y lo más peligroso de todo: corre el riesgo de empezar a mirar el mundo desde una perspectiva propia, crítica e independiente.
Lorca llegó a decir mientras inauguraba una biblioteca en un pueblo de Granada que si él se encontrara en la calle no pediría un pan para comer. Pediría medio pan y un libro. Y con ese argumento arremetía contra aquellos que se centraban -y se centran- en reivindicaciones económicas menospreciando la cultura. Para él, ir al teatro era una forma de sobrevivir a la intención de los poderosos de hacer que el pueblo sea esclavo de su organización social. Y las universidades de las que formamos parte tienen ese mismo deber: reivindicar y potenciar el teatro como una herramienta de cambio y de progreso, y no tratarla como la más peligrosa de las artes y postergarla al último lugar de su lista de intereses.
El teatro universitario es imaginación. Es imaginación porque es teatro y es imaginación porque sobrevive. Porque nace del entusiasmo, de la solidaridad entre sus miembros y de las ganas de contar historias. Sobrevive porque la necesidad de creación artística que existe en actores, directores y dramaturgos es más fuerte que cualquier crisis.
Debemos luchar por un teatro universitario reconocido e integrado en la vida de nuestras ciudades, que esté al servicio de una sociedad a la que enriquezca con propuestas culturales diversas. Es una herramienta de formación, no una actividad más a la que dedicar unas cuantas horas de ocio.
Por todo esto hay que hacer posible que el teatro se extienda por las aulas de todas las universidades, pues una universidad en la que fluye el arte es más rica y mucho más divertida y, lo que es más importante, es capaz de hacer a sus alumnos más inteligentes y críticos. Ahora, más que nunca, tenemos que recordar que el teatro es asamblea. Es un lugar al que el público acude convocado por los actores, directores y dramaturgos, para presenciar la escenificación de todos los mundos posibles en busca de aquello que a todos nos interesa: nuestra realidad, nuestro presente.
La gran máscara del teatro desenmascara todas esas ficciones cotidianas que nos impiden ver los problemas que amenazan realmente a nuestra sociedad. Y es por eso por lo que hoy nos encontramos todos convocados aquí, para luchar por un teatro más fuerte, más crítico, más capaz de dar respuesta a los interrogantes que nos plantea la vida. Para luchar por esta máscara que desenmascara, nos hemos convocado hoy aquí, y para ello nos seguiremos convocando día tras día en nuestras salas de ensayo y todos los teatros de la ciudad. Quedáis todos invitados a participar de este gran mundo que es el teatro.
Texto bajo licencia CC.

Siete razones por las que no puedes perderte la Muestra de Artes Escénicas de la Universidad de Salamanca

fb muestra

Desde Electra Teatro (la asociación de teatro universitario de Salamanca) llevamos dando la coña un tiempo (desde 2008, concretamente) reivindicando el teatro como herramienta de formación en las facultades de nuestra querida ciudad. Entre la hermosa familia que formamos los grupos asociados hemos hecho, entre otras cosas, cafés-teatro, obras de sala, concursos, pasacalles, talleres, un aula de teatro, manifiestos  y sobre todo mucho, mucho el canelo en todo este tiempo.

Y ahora ha llegado la primavera y, con ella, las alergias y la Muestra de Artes Escénicas Universitarias. Así que estamos en la típica fase de histeria colectiva al borde de parir nuestros montajes -esos en los que llevamos currando todo el año- en el Teatro Juan del Enzina. Como Salamanca no es que lo esté petando demasiado con su programación teatral en los últimos tiempos (larga vida a _almargen) este año lo tenemos más fácil que nunca para darle un poco de color y alegría a la vida cultural salmantina o charra, como le encanta decir a la gente.

He aquí unas cuantas razones que he recopilado para animar al personal a dejarse caer por el coloquialmente llamado Juandel. Si os convenzo podéis reservar entradas por aquí: www.electrateatro.com , pero solo las de las obras de Electra Teatro Universitario. No obstante, tranquilos, que si os morís de ganas de ver a Calamandrei o a Farándula (que no pertenecen a Electra) podéis comprar las entradas de cualquier espectáculo tranquilamente en la taquilla.

1.- Es teatro universitario. ¡Ha sobrevivido! Que no estaba muerto, nooooo, estaba de parranda. Y desde hace unos años lleva agitando la ciudad con más fuerza que nunca. En la Muestra de Artes Escénicas tenéis la oportunidad de tomarle el pulso en el mejor de los lugares posibles: un escenario.

2.- Las entradas cuestan solo 3 euros. ¡Más barato que el cine y es en 3D!

3.- Los estudiantes de Salamanca saben hacer algo más a parte de emborracharse en la Nochevieja Universitaria. Y tienen la oportunidad de demostrarlo llenando el teatro  como público y participando en los montajes.

4.- El Juan del Enzina tiene unas butacas la hostia de cómodas, nuevas y muy blanditas. Si no te gusta la obra, siempre puedes echarte una siesta.

5.- Vamos a ver un teatro imaginativo y de calidad. Profesionales tampoco es que seamos, pero garantizamos una muestra variada: desde teatro absurdo hasta dramones pasando por comedias inspiradas en los Monty Python. Para todos los gustos.

6.- Es bonito apoyar a grupos pequeños. Es bonito apoyar la cultura de base y la cultura en la Universidad. Porque si no, a ver cómo salimos de esta.

7.- Argonautas, Fierabrás, Aula de Teatro Electra, TeAtraco, Teatravieso, Teatraganto, Makyo y Ultreia llevamos currando unos meses en nuestros proyectos. Cada grupo ha trabajado con total libertad para elaborar su propuesta. Los hay con más experiencia y con menos, pero todos tenemos las mismas ganas de mostrar nuestro trabajo y de que el público salga del teatro con la sensación de haber presenciado un espectáculo honesto e inteligente. Y sobre todo, que salga del teatro con la sensación de haber disfrutado.

Por aquí algo más de información acerca de las obras de Electra, para que elijáis la/las que gustéis. Y recordad lo desagradable que es estar haciendo cola media hora para sacar una entrada y quedarse en la puerta porque el teatro se ha llenado. Para evitar esperas innecesarias recomiendo, de nuevo, reservar vuestras entradas aquí: www.electrateatro.com 

Nos vemos en el Juandel