10 razones actualizadas por las que no puedes perderte ‘Cartas de amor a Stalin’

Cartas ULTREIA

Pongo en situación: el texto de Juan Mayorga cuenta la historia de Mijail Bulgákov, el escritor de ‘El maestro y Margarita’. Resulta que este hombre vivía en los años 20 en Moscú con su bendita mujer. A Iosif Visarionovich (Stalin, para amigos y enemigos) no le caía demasiado en gracia -aunque hay quien dice que sí, puesto que Bulgákov no dio con sus huesos en un gulag (lo que para un escritor que no simpatizaba demasiado con el jefe Stalin en aquella época era una suerte de la hostia)-.

Total, que aún así a Bulgákov no le dejan ni publicar sus obras ni salir de Rusia. Y tiene a su pobre mujer toda preocupada porque le ve mustio. Entre unas cosas y otras Bulgákov se lía a mandar cartas y más cartas a Stalin para decirle lo desesperado que está. Poco a poco el escritor se va quedando tonto de mandar tantas cartas y empieza a ver a Stalin paseando por su despacho como Pedro por su casa. Y de eso va a grandes rasgos, ‘Cartas de amor a Stalin’.

Y he aquí las diez razones por las que no debes perderte ‘Cartas de amor a Stalin’ el próximo 26 de mayo a las 20h en la sala Espacio Almargen (Salamanca).

1.- Juan Mayorga es un escritor que lo flipas. Hay gente que escribe hasta una tesis sobre él. Hay gente que hasta dice que es Dios. En cualquier caso, es un dramaturgo brillante y poder ver el montaje de una de sus obras es una gran oportunidad que no merece ser desaprovechada.

2.- Está de moda. Hay que reivindicar en el teatro como se reivindica en los Goya, o incluso más, que como bien dice Mayorga: “El teatro es un arte político”. El tema de la historia es la libertad de expresión y la censura. Que si “el arte tiene que servir a la revolución y no estar al servicio de leales funcionarios al régimen”. Pues eso, que el teatro está para, entre otras cosas, conmover conciencias. Hace ochenta años y ahora.

3.- Porque vamos a hacer un ‘Cartas de amor a Stalin’…tchán…¡sin un actor que interprete a Stalin! Nos parece mucho más emocionante y divertido. Stalin está dentro de la cabeza del escritor Mijail Bulgákov, así que pensamos que puede ser cualquier cosa. Un busto, un maniquí o su mujer con una careta. ¿Qué más da?

4.- Es bonito apoyar a grupos pequeños. ¿Quién quiere ir a ver el Rey León en la Gran Vía? Qué rollo.

5.- Sirve para estudiar. Mayorga es un tío que da asco de lo listo que es y tiene como tres carreras. ‘Cartas de amor a Stalin’, a pesar de no ser una obra histórica, retrata bastante bien el momento que viven sus protagnistas y lo que suponía entonces para los autores rusos vivir en el exilio. “Mi escritura se nutre de esta tierra” y tal. Vamos, que las tradiciones y el folclore eran fuente principal de inspiración. Sin Rusia no hay novelas, ni obras de teatro ni poesía.

6.- Marco Hernández y Zoe Martín son las nuevas promesas del teatro español. Además compaginan el teatro con tesis doctorales, empresas de formación line, 2º de Bachillerato y otras chorradas varias. Aún no les ha dado ningún tic en el ojo. De momento.

7.- Es un montaje diferente. De los que hemos visto de la misma obra, claro, tampoco nos creemos tan originales.

8.- Espacio Almargen es una sala estupenda. Por fin alguien es valiente y apuesta por una sala de programación alternativa en Salamanca. Olé.

9.- Es una revisión de nuestro propio montaje. Los que hayáis visto cualquiera de los bolos anteriores en el Juandel o la Torrente, sabed que se trata de un montaje diferente. Mucho mejor, esperamos.

10.- Teatro Ultreia tiene mucha mucha mucha guerra que dar. Qué aún no hayamos muerto de hipotermia en el local en el que ensayamos solo significa que con nosotros no puede ni un Ministro de Cultura. Después de sobrevivir a ensayos maratonianos bajo cero durante ocho años, aquí nos vamos a quedar. Ja. Venga ya.

Por aquí, algo más de ‘Cartas de amor a Stalin’

*Quienes conozcan la obra de Mayorga sabrán que el tono de este artículo dista mucho de su maravillosa escritura. Y quien no, dicho queda.

Cartas de amor a Stalin en Espacio Almargen

Anuncios

Relevo generacional: Juan Mayorga

Juan Mayorga, dramaturgo

“El verdadero lugar donde reside el recuerdo del teatro es la memoria de su espectador”,  Juan Mayorga.

Lope de Vega dijo que la esencia del teatro eran “dos actores y una pasión” y Juan Antonio Mayorga Ruano (Madrid, 1965) está de acuerdo con él. Este dramaturgo, filósofo y matemático  aprendió a escribir teatro con José Sanchís Sinisterra, Marco Antonio de la Parra y en la Royal Court Theatre International Summer School de Londres. Por el éxito de sus obras -han sido traducidas a decenas de idiomas- y el reconocimiento de la crítica se le considera uno de los mejores dramaturgos de su época.

Ha escrito y estrenado las siguientes obras: Siete hombres buenos (1989), Más ceniza (1994), El traductor de Blumemberg (1994), El sueño de Ginebra (1996), Cartas de amor a Stalin (1999), Angeles novus (1999), BRGS (1999), La mujer de mi vida (1999), El Gordo y el Flaco (2000), La mano izquierda (2001), Una carta de Sarajevo (2002), Encuentro en Salamanca (2002), El Crack (2002), Amarillo (2002), El buen vecino (2002),  Sonámbulo (2003), coautor junto a Juan Cavestany de Alejandro y Ana. Lo que España no pudo ver del banquete de la boda de la hija del presidente (2003), Himmelweg (2003), Animales Nocturnos (2003), Tres anillos (2004),  Job (2004), Mujeres en la cornisa (2004), Método Le brun para la felicidad (2004), Últimas palabras de Copito de Nieve (2004), Hamelin (2005), El chico de la última fila (2006), La paz perpetua (2008), y La tortuga de Darwin (2008).

También ha realizado versiones de La visita de la vieja dama, de Fiedrich Dürrenmatt (2000), de El monstruo de los jardines, de Calderón de la Barca (2000), La dama boba, de Lope de Vega (2oo2), Natán el sabio, de Lessing (2003), Platonov (2009), Fedra (2009)…

Entre sus premios y reconocimientos destaca por ser un incondicional en las listas de ganadores y finalistas de los Premios Max desde 2004 hasta hoy. Fue finalista en 2004, con Alejandro y Ana, obra de la que es coautor con Juan Cavestany; y en 2005 con Últimas palabras de Copito de Nieve. En 2006 ganó el Premio Max al Mejor Autor Teatral en castellano con Hamelin, en 2008, con El chico de la última fila y en 2009, con La tortuga de Darwin. También es Premio Nacional de Teatro en 2007 y recientemente, en 2009 ha recibido el Premio Valle-Inclán por La paz perpetua.

En 1993 creó junto con José Ramón Fernández, Luis Miguel González Cruz, Guillermo Heras y Raúl Hernández Garrido el grupo de escritura teatral El Astillero. Forma parte del consejo de redacción de la revista Primer Acto y ha escrito numerosos estudios sobre autores como Sanchís Sinisterra, Lope de Vega o Heiner Müller.

Dice que se sorprende cuando le tildan de “joven dramaturgo” porque según él, “Chejov, a mi edad, ya estaba para jubilarse”. Es de los pocos que habla del teatro con optimismo porque piensa que consiste en “representar ficciones a través de las cuales la gente examina su vida.” Y eso, según él, “tiene mucho futuro”.

El teatro en España desde 1961

1961. Els Joglars.  Albert Boadella, Antoni Font y Carlota Soldevila fundan Els Joglars en Barcelona. La compañía nace como grupo de teatro independiente aunque más tarde se profesionaliza.

1964. Ninette y un señor de Murcia. Miguel Mihura estrena la comedia que le consagra como el creador del teatro del absurdo en lengua castellana tras Tres sombreros de copa.

1967. El Tragaluz. Se estrena El Tragaluz, de Antonio Buero Vallejo en el Teatro Bellas Artes de Madrid, con dirección de José Osuna.

1968. Marat- Sade. Se estrena en España la obra de Peter Weiss. Montaje Adolfo Marsillach, traducción de Alfonso Sastre, y escenografía de Francisco Nieva revolucionó el teatro durante el franquismo.

1969. El Sueño de la Razón. La obra de Antonio Buero Vallejo no llega a estrenarse porque es censurada.

Tartufo, de Molière. Versión del escrito y crítico Enrique Llovet dirigido por Adolfo Marsillach.

1970. Luces de bohemia. Cuarenta y seis años después de ser publicada, la compañía Lope de Vega estrena la obra de  Valle-Inclán en Valencia bajo la dirección de José Tamayo. Estreno Luces de Bohemia.

Castañuela 70.  Los grupos Tábano y Madres del Cordero emergen de la semiclandestinidad y llevan al escenario del teatro Marquina de Madrid un espectáculo folclórico-satírico titulado Castañuela 70. Fue prohibido en pleno éxito por el gobierno.

1971. La Cuadra. Nace en Sevilla bajo la dirección de Salvador Távora una compañía que huye de la manipulación folklórica de la cultura andaluza.

1972. Non plus plis. Els Comediants estrena su primer montaje. La Compañía empieza a distinguirse entonces por su espactacularidad y en los años 90 participa en eventos internacionales como la Expo de Sevilla y la ceremonia de clausura de los JJOO de Barcelona.

1973. Anillos para una dama. Antonio Gala desmitifica la historia medieval a través de la protagonista de su obra: Doña Ximena, la viuda del Cid.

1974. La Fundación, de Antonio Buero Vallejo. Se estrena en el Teatro Fígaro de Madrid bajo la dirección de José Osuna.

1975. Huelga de actores en España. En los teatros de Madrid el 4 de febrero se coloca un cartel con el siguiente texto : «Por incomparecencia de los actores, se lamenta informar que la sesión de hoy queda suspendida».

1977. Miguel Mihura muere en Madrid de un coma hepático. Le entierran en San Sebastián, ciudad en la que residió durante la Guerra Civil.

La torna, Els Joglars. La policía prohibe la representación de la obra por la autoridad militar. Boadella es procesado, detenido y enviado a prisión. El resto de la compañía queda en libertad provisional.

1978.  CDN. Se crea la primera unidad de producción teatral creada por el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM): el Centro Dramático Nacional.

Las bicicletas son para el verano. Fernando Fernán Gómez gana el Premio Lope de Vega con una historia ambientada en la Guerra Civil.

1979. La Fura dels Baus. Nace como un grupo de animación de calle, pero tras cinco años actuando en distintas ciudades y pueblos de Cataluña estrena Accions, donde desarrollan un lenguaje propio (lenguaje furero)  y es reconocido internacionalmente.

1980. Ñaque o de piojos y actores. Teatro Fronterizo estrena una de las obras más importantes del dramaturgo José Sanchís Sinisterra.

1981. La estanquera de Vallecas. José Luis Alonso de Santos estrena en la sala el Gayo Vallecano su primer gran éxito en el que está contenido las características de su escritura dramática: amenidad, humor, sensibilidad social y capacidad de comunicación con el público.

1983. La Cubana se forma como grupo profesional en Barcelona después de tres años como grupo aficionado fundado Vicky Plana y Jordi Milán.

1985. Bajarse al moro. José Luis Alonso de Santos estrena en el Teatro Bellas Artes de Madrid la obra con la que consigue el Premio Nacional de Teatro al año siguiente.

La taberna fantástica. Gerardo Malla dirige la obra que Alfonso Sastre había escrito en 1966. Se estrena en el teatro del Círculo de Bellas Artes de Madrid y recibe el Premio Nacional. Rafael Álvarez, “El Brujo” interpreta a Rogelio el Rojo.

1987. ¡Ay Carmela!, Teatro de la Plaza estrena la obra más importante de Sanchís Sinisterra en el Teatro Principal de Zaragoza  bajo la dirección de José Juis Gómez. En 1989 es llevada a la pantalla por Carlos Saura.

1988. La compañía UR teatro da a luz su primer montaje, Rémora tras un año de su fundación.

1989. Cómeme el coco, negro. La Cubana estrena su espectáculo más emblemático en Castellón. Se hacen 546  representaciones y acuden a verlo más de 380.000 espectadores.

1992Sueño de una noche de verano. UR teatro estrena la obra con la que obtienen multitud de reconocimientos como el Premio Nacional de Teatro del año siguiente, y Finalista Mejor Versión en los Premios Max de Helena Pimenta.

1996. Animalario. Alberto San Juan escribe el texto con el que funda y da nombre a la compañía de más éxito de público y reconocimiento de crítica de los últimos años.

1997. Sweeney Todd. Mario Gas dirige el musical de Stephen Sondheim.

1998. Arte. Se estrena en España la obra de Yasmina Reza dirigido por Josep Maria Flotats e interpretado por Josep Maria Pou, Carlos Hipólito y él mismo. Se mantuvo tres años en cartel.

1999. Daaalí, de Els Joglars. La obra se mantiene dos años en cartel y recibe Premio Saulo Benavente al mejor espectáculo internacional y el Premio nacional de Teatro 2000 a Ramon Fontserè por su interpretación.

2000. Antonio Buero Vallejo. Muere tras sufrir un infarto cerebral en Madrid el dramaturgo español más importante de la segunda mitad del siglo XX.

2002. Trilogía de la juventud, de Cuarta Pared. Estreno absoluto en Salamanca de las tres partes de la trilogía: Las Manos, Imagina y 24 · 7.  Las Manos (Trilogía I) es galardonada con el Premio Max al mejor texto en castellano.

2003. El Métode Gronhölm se estrena en Cataluña. Un año más tarde se puede ver la versión en castellano en Madrid: El Método Gronhölm, dirigida por Tamzin Townsend e interpretada por Cristina Marcos, Carlos Hipólito, Jorge Roelas y Jorge Bosch. Se representa en 34 países y suma más de 80 producciones.

Alejandro y Ana. Lo que España no pudo ver de la boda de la hija del presidente. Animalario estrena una sátira de la boda de la hija del presidente Aznar y recibe el Premio Max al Mejor Espectáculo.

Hoy: el diario de Adán y Eva, de Mark Twain. Interpretado por Blanca Oteyza y Miguel Ángel Solá permanece tres años en cartel.

Sobre Horacios y Curiacios, de Bertold Brecht. Teatro de La Abadía pone en escena mediante lenguaje clown una historia inspirada en la lucha contra el nazismo. Dirigida por Hernán Gené, fue Premio Max al Mejor Espectáculo.

2005. Hamelin. Animalario estrena una obra en coproducción con La Abadía sobre la pederastia en las clases más bajas.  Reciben el Premio Nacional de Teatro y cuatro premios Max.

2007. Cómeme el coco, negro. La Cubana celebra su 25 aniversario con un homenaje al teatro volviendo a poner en escena su espactáculo más representativo y de mayor éxito.

-Fernando Fernán Gómez actor, dramaturgo, poeta, novelista, ensayista y director muere en Madrid a los 86 años.

Homebody Kabul, de Tony Kusher. Mario Gas dirige en el Teatro Español este texto político en el que destacan las interpretaciones de Vicky Peña y Gloria Muñoz.

2008. Urtain, de Juan Cavestany. Animalario narra historia del boxeador José Manuel Ibar, más conocido como Urtain, que fue un símbolo de la España franquista y se suicidó en el año 92.

La tortuga de Darwin. Juan Mayorga hace un recorrido por la historia de los siglos XIX y XX a través de los ojos de Harriet, la tortuga de Darwin.

2009. Sueño de una noche de verano, de Shakespeare. UR teatro repone por segunda vez su obra más emblemática.

La Casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca. Lluis Pasqual dirige el drama más universal de Lorca. Producido por el Teatro Español y el Teatre Nacional de Catalunya. Mario Gas, director del Teatro Español destaca por su programación de calidad e independiente.