Siete razones por las que no puedes perderte la Muestra de Artes Escénicas de la Universidad de Salamanca

fb muestra

Desde Electra Teatro (la asociación de teatro universitario de Salamanca) llevamos dando la coña un tiempo (desde 2008, concretamente) reivindicando el teatro como herramienta de formación en las facultades de nuestra querida ciudad. Entre la hermosa familia que formamos los grupos asociados hemos hecho, entre otras cosas, cafés-teatro, obras de sala, concursos, pasacalles, talleres, un aula de teatro, manifiestos  y sobre todo mucho, mucho el canelo en todo este tiempo.

Y ahora ha llegado la primavera y, con ella, las alergias y la Muestra de Artes Escénicas Universitarias. Así que estamos en la típica fase de histeria colectiva al borde de parir nuestros montajes -esos en los que llevamos currando todo el año- en el Teatro Juan del Enzina. Como Salamanca no es que lo esté petando demasiado con su programación teatral en los últimos tiempos (larga vida a _almargen) este año lo tenemos más fácil que nunca para darle un poco de color y alegría a la vida cultural salmantina o charra, como le encanta decir a la gente.

He aquí unas cuantas razones que he recopilado para animar al personal a dejarse caer por el coloquialmente llamado Juandel. Si os convenzo podéis reservar entradas por aquí: www.electrateatro.com , pero solo las de las obras de Electra Teatro Universitario. No obstante, tranquilos, que si os morís de ganas de ver a Calamandrei o a Farándula (que no pertenecen a Electra) podéis comprar las entradas de cualquier espectáculo tranquilamente en la taquilla.

1.- Es teatro universitario. ¡Ha sobrevivido! Que no estaba muerto, nooooo, estaba de parranda. Y desde hace unos años lleva agitando la ciudad con más fuerza que nunca. En la Muestra de Artes Escénicas tenéis la oportunidad de tomarle el pulso en el mejor de los lugares posibles: un escenario.

2.- Las entradas cuestan solo 3 euros. ¡Más barato que el cine y es en 3D!

3.- Los estudiantes de Salamanca saben hacer algo más a parte de emborracharse en la Nochevieja Universitaria. Y tienen la oportunidad de demostrarlo llenando el teatro  como público y participando en los montajes.

4.- El Juan del Enzina tiene unas butacas la hostia de cómodas, nuevas y muy blanditas. Si no te gusta la obra, siempre puedes echarte una siesta.

5.- Vamos a ver un teatro imaginativo y de calidad. Profesionales tampoco es que seamos, pero garantizamos una muestra variada: desde teatro absurdo hasta dramones pasando por comedias inspiradas en los Monty Python. Para todos los gustos.

6.- Es bonito apoyar a grupos pequeños. Es bonito apoyar la cultura de base y la cultura en la Universidad. Porque si no, a ver cómo salimos de esta.

7.- Argonautas, Fierabrás, Aula de Teatro Electra, TeAtraco, Teatravieso, Teatraganto, Makyo y Ultreia llevamos currando unos meses en nuestros proyectos. Cada grupo ha trabajado con total libertad para elaborar su propuesta. Los hay con más experiencia y con menos, pero todos tenemos las mismas ganas de mostrar nuestro trabajo y de que el público salga del teatro con la sensación de haber presenciado un espectáculo honesto e inteligente. Y sobre todo, que salga del teatro con la sensación de haber disfrutado.

Por aquí algo más de información acerca de las obras de Electra, para que elijáis la/las que gustéis. Y recordad lo desagradable que es estar haciendo cola media hora para sacar una entrada y quedarse en la puerta porque el teatro se ha llenado. Para evitar esperas innecesarias recomiendo, de nuevo, reservar vuestras entradas aquí: www.electrateatro.com 

Nos vemos en el Juandel

10 razones actualizadas por las que no puedes perderte ‘Cartas de amor a Stalin’

Cartas ULTREIA

Pongo en situación: el texto de Juan Mayorga cuenta la historia de Mijail Bulgákov, el escritor de ‘El maestro y Margarita’. Resulta que este hombre vivía en los años 20 en Moscú con su bendita mujer. A Iosif Visarionovich (Stalin, para amigos y enemigos) no le caía demasiado en gracia -aunque hay quien dice que sí, puesto que Bulgákov no dio con sus huesos en un gulag (lo que para un escritor que no simpatizaba demasiado con el jefe Stalin en aquella época era una suerte de la hostia)-.

Total, que aún así a Bulgákov no le dejan ni publicar sus obras ni salir de Rusia. Y tiene a su pobre mujer toda preocupada porque le ve mustio. Entre unas cosas y otras Bulgákov se lía a mandar cartas y más cartas a Stalin para decirle lo desesperado que está. Poco a poco el escritor se va quedando tonto de mandar tantas cartas y empieza a ver a Stalin paseando por su despacho como Pedro por su casa. Y de eso va a grandes rasgos, ‘Cartas de amor a Stalin’.

Y he aquí las diez razones por las que no debes perderte ‘Cartas de amor a Stalin’ el próximo 26 de mayo a las 20h en la sala Espacio Almargen (Salamanca).

1.- Juan Mayorga es un escritor que lo flipas. Hay gente que escribe hasta una tesis sobre él. Hay gente que hasta dice que es Dios. En cualquier caso, es un dramaturgo brillante y poder ver el montaje de una de sus obras es una gran oportunidad que no merece ser desaprovechada.

2.- Está de moda. Hay que reivindicar en el teatro como se reivindica en los Goya, o incluso más, que como bien dice Mayorga: “El teatro es un arte político”. El tema de la historia es la libertad de expresión y la censura. Que si “el arte tiene que servir a la revolución y no estar al servicio de leales funcionarios al régimen”. Pues eso, que el teatro está para, entre otras cosas, conmover conciencias. Hace ochenta años y ahora.

3.- Porque vamos a hacer un ‘Cartas de amor a Stalin’…tchán…¡sin un actor que interprete a Stalin! Nos parece mucho más emocionante y divertido. Stalin está dentro de la cabeza del escritor Mijail Bulgákov, así que pensamos que puede ser cualquier cosa. Un busto, un maniquí o su mujer con una careta. ¿Qué más da?

4.- Es bonito apoyar a grupos pequeños. ¿Quién quiere ir a ver el Rey León en la Gran Vía? Qué rollo.

5.- Sirve para estudiar. Mayorga es un tío que da asco de lo listo que es y tiene como tres carreras. ‘Cartas de amor a Stalin’, a pesar de no ser una obra histórica, retrata bastante bien el momento que viven sus protagnistas y lo que suponía entonces para los autores rusos vivir en el exilio. “Mi escritura se nutre de esta tierra” y tal. Vamos, que las tradiciones y el folclore eran fuente principal de inspiración. Sin Rusia no hay novelas, ni obras de teatro ni poesía.

6.- Marco Hernández y Zoe Martín son las nuevas promesas del teatro español. Además compaginan el teatro con tesis doctorales, empresas de formación line, 2º de Bachillerato y otras chorradas varias. Aún no les ha dado ningún tic en el ojo. De momento.

7.- Es un montaje diferente. De los que hemos visto de la misma obra, claro, tampoco nos creemos tan originales.

8.- Espacio Almargen es una sala estupenda. Por fin alguien es valiente y apuesta por una sala de programación alternativa en Salamanca. Olé.

9.- Es una revisión de nuestro propio montaje. Los que hayáis visto cualquiera de los bolos anteriores en el Juandel o la Torrente, sabed que se trata de un montaje diferente. Mucho mejor, esperamos.

10.- Teatro Ultreia tiene mucha mucha mucha guerra que dar. Qué aún no hayamos muerto de hipotermia en el local en el que ensayamos solo significa que con nosotros no puede ni un Ministro de Cultura. Después de sobrevivir a ensayos maratonianos bajo cero durante ocho años, aquí nos vamos a quedar. Ja. Venga ya.

Por aquí, algo más de ‘Cartas de amor a Stalin’

*Quienes conozcan la obra de Mayorga sabrán que el tono de este artículo dista mucho de su maravillosa escritura. Y quien no, dicho queda.

Cartas de amor a Stalin en Espacio Almargen